sábado, 18 de febrero de 2017

YO CRECÍ CON LA LUNA!



Yo crecí  con la Luna,  y ese tiempo de llenarse y menguarse,  llegó  a su fin el 29 de Enero del 2017, luego de haber estado juntas por casi 14 años.
Mi Luna linda,  mi elefantita,  mi gigante amable,  la criatura más dulce y noble que he conocido,  de ti nunca un arrebato,  un impulso desubicado,  tú  siempre apacible,  compañía que me envolvía en la paz.
La primera vez que te vi,  estabas escondida debajo de una silla,  yo tenía 21 años.  Esos ojos tímidos y azules,  tu piel gris y esa sensación  de que todo te asustaba,  me hicieron  tan solo querer protegerte.
Han pasado tantos años de eso,  te llevaba oronda en mis brazos y la gente se me acercaba para contemplar tu hermosura,  tan extraña en esa época que me parecías una alienígena  en la Tierra,  nunca antes había visto un Weimaraner.
Te bauticé Luna,  porque no te imagino con otro nombre, era perfecto para ti.
En algún momento de aquella época de exilio,  fuimos dos cachorras las que compartimos habitación,  dormíamos juntas,  olías a mi.  Ambas cercanas e íntimas,  hablábamos un lenguaje silente,  donde con el pasar del tiempo pactamos algo...  Lealtad. Siempre te agradeceré  por haberme acompañado en uno de los momentos  que más soledad sentí  en mi vida,  y por eso ME  y TE prometí,  estar siempre cuando me necesitaras.
Y cumplí,  a cada tropiezo de tu salud,  acudía,  te cuidaba,  salimos juntas de varias convalecencias aunque ya no vivíamos en la misma casa.
De todas las veces que hice de enfermera,  recuerdo una en la que el Freddy me acompañó,  a acampar en la terraza la primera noche de un post operatorio para cuidarte.  Ambos disfrazados de montañistas, pero junto a ti.  Siempre a tu lado!
Espero mi Lunita hermosa que hayas sentido todo  lo que te quise y te quiero,  hasta en el último abrazo prolongado que te di hasta que te quedaras dormida finalmente  sin dolor para que sueñes siempre..
Te siento conmigo,  tú  eras mía  y yo de ti!!!

domingo, 12 de febrero de 2017

EL MISTERIOSO PODER DE LA FAMILIA!



El misterioso poder que tiene el amor de familia.

Nos remonta a vernos en el reflejo de una laguna, melancólicos por lo que fuimos en otros tiempos, y agradecidos por lo que somos hoy.

He de decir que la relación que he tenido con mi familia en el pasado ha sido agridulce, de hecho  la mayoría de mis textos han estado de una u otra forma tocados por las emociones que este ir y venir me han generado.

Pero ahora ya  más consciente de mi, menos armada y desnuda, me he podido sacar mis botas de batalla y he curado las heridas que me dejó mi largo camino, estoy sentada sobre un pasto que me acoge, me deja caminar descalza mientras veo  por primera vez y sin apuros como los árboles se mueven por el viento, puedo tener el tiempo de contemplar las nubes y de escuchar los sonidos que antes, en el apuro de mi travesía me eran imperceptibles.

Ahora todo está dentro de mi, mi alma enorme se ha vuelto cálida y acogedora, sin ser madre lo soy, soy hermana, de esas que hablan y se apoyan, soy a quien acuden por refugio y quien no se cansa de darlo por amor.

Cuido y me cuidan, lloro y me secan las lágrimas y soy una voz que ya no debe levantarse para ser escuchada, soy esa voz de plata que resuena y que de ser necesario se vuelve bálsamo sanador.

Vivir en familia es complejo, somos un montón de seres distintos con la única conexión que es la sangre, que contrario a lo que otros dicen, para mi, no es importante, porque las familias se hacen y se construyen de a poco con la convivencia, con las palabras dichas y las guardadas, con los hechos. La tolerancia no siempre está, y a mi me ha costado muelas poder introducirla en mi vida, la paciencia, el respirar hondo, el colocar límites, el decirlo todo con la mayor cautela, volviendo un trueno tan solo un relámpago iluminador que no lastima, todo ha sido un largo proceso.



Pero ya como estoy, desde este punto donde mi corazón está florido y cada vez más poblado de vida, me siento feliz, me siento completa, ha estas alturas he entendido que el amor de familia consiste, no en esperar lo que jamás ocurrirá, no en sentarte a querer que te lo den, sino en aceptar lo que te ha tocado, aprender a hablar varios idiomas para entenderte con cada uno de sus miembros, y dar….. Solo dar hace que te sientas pleno, el misterioso amor de la familia a mi, se me develado con esta simple palabrita de 3 letras…. DAR!