domingo, 21 de agosto de 2011

MI LUNA


Yo conozco una Luna,
gris como hecha de plata,
cruzó un charco para encontrarme,
con sus enormes ojos azules, tímidos, dulces, amables,
ahora pardos como la miel, porque han envejecido.
Fue mi compañera cuando me fui sin irme,
compartíamos una cama en una habitación oscura,
pero su companía, me quitaba el miedo.
Mi Luna un día se fue de casa,
la hecharon porque a veces "toda una luna no cabe"
mi ira la hizo regresar,
pelié con fuerza,
me aferré a ella y volvío menguada,
pero aun me recordaba.
Luego el temporal de mi vida, que no ha sido débil
y sus mareas invariables dejaron de ser compatibles,
apenas nos veíamos.
Pero su nobleza me hizo regresar,
ahora convaleciente,
la protejo, la sano, limpio sus heridas,
como ella un día hizo con las mías.
Dicen "es solo un perro",
a veces la gente no entiende el poder de la lealtad,
es tiempo de retribuir afecto a mi amiga,
mi compañera cuando estaba sola.
Yo tengo una Luna llena, gris como hecha de plata,
noble, dulce... una gigante amable y leal.

sábado, 20 de agosto de 2011

LEER ES...


No puedes evitar querer escribir cuando lees,
son dos cosas casi inseparables,
leer es casi como viajar,
puedes conocer otras ciudades,
otros lugares distantes existentes,
con la ventaja de imaginarlos como tú quieras.
Un cuarto puede tener las sillas de la forma
y del color que quieras,
un puente puede ser colgante o rígido si lo prefieres.
Al leer sientes incluso los olores que roedan a los personajes,
sientes lo que ellos sienten con respecto a los otros,
o al menos lo intentas.
Si te metes a un libro,
creas relaciones con el pais donde se desenvuelve la historia,
con la que gente que "hace" dentro de ella
y con el ambiente, alegre o sombrío.
Cuando lees conoces... al autor,
sabes que complejos tiene, como piensa,
como siente,
como se expresa, también lo amas o lo odias.
Algunas veces te identificas con el protagonista,
a veces te ríes de ti mismo reflejado en él.
Otras te peleas con el autor,
qué sería de la vida si todos estaríamos de acuerdo.
Otros como en mi caso,
encuentras gente que ha pasado por tu vida,
que además evidentemente leyó tu mismo libro
y se apropió del personaje
tan bien, que te das cuenta que el ser actor lo lleva en su sangre
y no termina al bajarse de la tarima... patéticamente.
Leer es de las actividades más gratificantes,
màs nutritivas, aburrida para muchos,
infinitamente dulce amarga como la vida,
no hay nada mejor que leer las miles de verdades
qu existen en el mundo.