martes, 21 de abril de 2009

SE HACE CAMINO AL ANDAR


Se me ocurre ahora que he tenido que regresar a vivir el martirio de la escuela, y no por el estudio precisamente sino por la extraña competencia que se crea entre las "compañeras", sus atuendos, su forma de hablar y el rol que desempeñan en el grupo, que no hay peor etapa que la adolescencia.

Sin embargo, existe algo en el sentarse a observar la extraña relación que entre ellos se crea que es terriblemente atrayente, me gusta escuchar sus conversaciones huecas para hacer memoria de si yo pataleaba de la misma forma, o darme cuenta desde mi rincón como las "supuestas grandes amigas" se dan puñaladas por la espalda cuando una no está presente, me gusta fijarme en el extraño método en el que los grupos se van formando, y a veces no se si estoy tratando con adultos o con niños de escuela, que además están pasando por la edad del "Club de hombres" y se sientan lejos de las mujeres.

Me encuentro en un sitio, que parece el limbo, hay gente de todas las edades y con diferentes propósitos, que tratan de repetir sin darse cuenta una experiencia educativa desastrosa.... será que de eso hablaba Freud con eso de la compulsión a la repetición???

Por mi parte, la mayor parte del tiempo siento que también estoy repitiendo algunas experiencias sociales dentro de lo educativo, nuevamente soy el "pez fuera del agua", papel al que por cierto estoy bastante acostumbrada también.

Es insólito ver como las cosas nos influyen, como todo nos va construyendo, y como el pasar del tiempo deja huellas por dentro, porque aunque parezca del grupo,me he construido una ruta más larga, y el camino que atravezado me devuelve a aprender de los que están comenzando.